13 Mar

… nuestras manos

13 de marzo de 2017

… nuestras manos

¡Hola de nuevo!

Lo primero: muchísimas gracias por seguir mi blog personal en la web de Mares. Lo escribo con la voluntad de compartir con vosotros algunas de las cosas que he aprendido en estos años de profesión.

Como veréis, el título de esta entrada coincide con el slogan de Mares: Ponte en nuestras manos. Creo profundamente en la terapia manual como forma de curación: es uno de los métodos de curación más antiguos y extendidos; además, las técnicas han avanzado mucho y sigue más vigente que nunca.

Entrando en materia, comentaros que toda mi formación como fisioterapeuta ha girado en torno a la terapia manual: Osteopatía, Masaje Deportivo, Liberación Miofascial y Cráneo-Sacra, Quiromasaje, etc. Y son estas técnicas las que aplicamos habitualmente en Mares.

Por supuesto, la tecnología está avanzando muchísimo también en este campo, y en Mares la utilizamos habitualmente: Hidro-Jet, Corrientes, Presoterapia, Microondas, Ultrasonidos, etc. Pero sigo reivindicando el tacto como forma de curación.

Vayamos por orden:

1) Valoración: Mediante el contacto directo de las manos con el cuerpo del paciente se percibe la reacción de su cuerpo y se evitan dolores innecesarios y reacciones bruscas del cuerpo a estos dolores. No olvidemos que las reacciones bruscas también pueden agravar las tensiones.

Cuando tocamos a un paciente, también lo estamos escuchando: estamos escuchando sus palabras y sensaciones, pero también escuchamos a su cuerpo. Y los mensajes del cuerpo a través del tacto suelen ser más claros que lo que podemos expresar con palabras. Mediante el tacto detectamos nudos fasciales, disfunción de tejidos blandos y articulares e incluso desarreglos de las vísceras. Por decirlo de otra manera, tras preguntar al paciente por su dolencia, interrogamos directamente a su cuerpo, sin intermediarios.

2) Tratamiento: Como ya os he comentado, creo profundamente en el tratamiento manual. Una vez valorado el estado del paciente, comenzamos a trabajar los puntos de restricción para ayudar a las cadenas musculares a devolver al cuerpo una postura y funcionamiento mejorados. De hecho, algunos pacientes me comentan que sienten como que “han crecido” al terminar la sesión. No es ningún milagro, sólo se debe a la liberación de las cadenas musculares que hemos comentado. Es simple Fisioterapia manual aplicada por profesionales.

En ocasiones los pacientes acuden muy doloridos, y es preferible utilizar técnicas de masoterapia suave para ir acomodando la zona a la nueva presión. Más adelante se pueden utilizar técnicas más intensas como liberación de puntos gatillo o strokes.

Por supuesto también trabajamos sobre los huesos y sus articulaciones, no sólo sobre los tejidos blandos. No creemos que el objetivo de la Osteopatía sea escuchar siempre el “clac” de las articulaciones. Creemos que es preferible, en muchos casos, aplicar técnicas articulatorias de bajo impacto para que la articulación recobre su función de manera natural sin someter al paciente a tensiones innecesarias.

3) Feedback y revisiones: Dependiendo de los casos, puede bastar una sola sesión o bien pueden requerir un tratamiento más complejo. En el momento que los dolores más llamativos desaparecen, pueden mostrarse otros que estaban latentes aunque no perceptibles. Es en este momento cuando volvemos a escuchar el cuerpo del paciente para averiguar cómo ha quedado después de la primera sesión y actuar en base a esa información.

Gracias de nuevo por leer El blog de Marta. La intención de esta entrada es que sepáis cómo afrontamos vuestros síntomas cuando venís a Mares. Reivindicamos la terapia manual y deseamos que vosotros sepáis por qué.

Para no extendernos, os hablaré sobre otras aplicaciones de la terapia manual (mareos, vértigos, estreñimiento, etc.) en futuras entradas de El blog de Marta.

Un abrazo grande y hasta pronto.

Marta Escobar.