28 Jul

Fibrolisis Instrumental Miofascial. Vanguardia en Fisioterapia

La Fibrolisis Instrumental Miofascial (FIM)

Con los nuevos tiempos, la Fisioterapia está viviendo cambios fascinantes. Las nuevas técnicas, aparatos, etc., nos obligan a estar alerta para continuar ofreciéndoos lo mejor. Y la Fibrolisis Instrumental Miofascial, ahora, es vanguardia. Marta, nuestra directora, ha realizado el curso sobre esta técnica y estamos poniéndola en práctica en Mares.

¿Qué es la Fibrolisis Instrumental Miofascial?

Pueeeesss… como véis, son 3 palabras:

Fibrolisis: Devolver la movilidad a unas estructuras que la habían perdido o bien la tenían reducida. “Dar libertad de movimiento”.

Instrumental: Para realizar la técnica nos ayudamos de un instrumento, más concretamente un gancho de acero inoxidable.

Miofascial: Esta técnica va dirigida a nuestro tejido miofascial.

Es una técnica que mejora nuestro rendimiento mecánico, circulatorio y metabólico. Se realiza tras una palpación manual previa. Con ayuda de unos ganchos, y siempre a través de la piel – sin traspasarla, por supuesto –, daremos movilidad al tejido. Así, resulta una técnica muy efectiva pero no es invasiva para el paciente: se realiza a través de la piel y nunca la traspasa.

¿Cómo son los ganchos?

Son estructuras de acero inoxidable, con diferentes curvaturas para adaptarse a las diferentes zonas, y con una espátula aplanada de bordes redondeados.

¿Para qué casos está indicada la FIM?

Esta técnica está indicada para la mayoría de los casos en los que el paciente ha sufrido un traumatismo del aparato locomotor y presenta una disminución de la movilidad, dolores de los tendones y nervios periféricos, adherencias postquirúrgicas y síndromes compartimentales, como el de túnel carpiano. La técnica es especialmente beneficiosa en individuos activos con lesiones antiguas y que sienten una limitación de la movilidad con el paso del tiempo, así como en personas con el mismo síntoma tras una cirugía.

¿Existen contraindicaciones?

La FIM no está indicada para gente muy mayor o para niños, ni pacientes con problemas vasculares o de la piel, o tratados con anticoagulantes. Tampoco se recomienda en zonas próximas a un proceso inflamatorio.

¿Duele?

La técnica debe realizarse de manera que no duela, pero es una técnica intensa; si al día siguiente aparece una molestia, incluso un pequeño hematoma, es normal. De todas formas, la intensidad de la molestia es siempre relativa, dependiendo de la respuesta al dolor de cada paciente.

¿En qué consiste una sesión de ganchos?

En Mares no solemos trabajar con una técnica aislada. Para nosotros es primordial adaptar el tratamiento al paciente y su caso: patología, duración, tipo de trabajo (más físico o sedentario), tolerancia al dolor, actividad física…

Siempre optamos por combinar varias técnicas y terapias manuales: masoterapia, técnicas de movilización neural, estiramientos neuromusculares, terapia miofascial… Y ahora incorporamos los ganchos, que aunque son instrumentos, siempre es la mano la que dirige el recorrido y regula la intensidad.

Después de mucho investigar, nos hemos decidido a incorporar esta técnica en Mares. Los pacientes que la han probado están muy satisfechos y nosotras también. Nos esforzamos cada día por seguir a la vanguardia.

Mares. Ponte en nuestras manos.