El blog de Marta

_MG_0192

Soy Marta Escobar. Después de 15 años dedicada al cuidado del cuerpo y la mente, tengo algunas reflexiones que deseo compartir con vosotros. Este es un espacio personal en el que voy colgando artículos, consejos y materiales que creo que os vendrán muy bien. Cada vez que suba un artículo os iré avisando a través de Facebook.

15 de septiembre de 2019

LLUVIA Y DOLOR DE HUESOS

 

¿Por qué me duelen los huesos cuando va a llover?» Es una pregunta que me encuentro frecuentemente en cabina. La respuesta es bastante sencilla: en las articulaciones existen unas bolsitas rellenas de líquido sinovial, cuya función es la de amortiguación entre los huesos. Cuando va a llover, baja la presión atmosférica, y este líquido se expande ligeramente. Cuando nuestras articulaciones están bien, no sentiremos nada. En casos como la artrosis o la artritis, en los que las articulaciones están dañadas, al expandirse el líquido sinovial, puede presionar sobre nervios o áreas ya irritadas y provocar el dolor.

Pero el frío también puede provocar dolores en el cuerpo: contrae los músculos y nuestras articulaciones se vuelven más rígidas.

23 de septiembre de 2018

SIMPLEMENTE PILATES

 

Bienvenidos a la nueva entrada de mi blog personal. En ella, me gustaría ayudaros a descubrir los beneficios que el Pilates tiene para cualquier persona que lo practique. Y recordaros que un modo de vida saludable nos aportará múltiples beneficios.

¿Qué es el Pilates?

El método Pilates, creado por JH Pilates, consiste en buscar la armonía del cuerpo y la mente. Se centra en desarrollar un grupo de músculos conocido como “centro de energía” o “powerhouse” (la faja que rodea toda la zona lumbar y abdominal). Estos músculos ayudan a dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral, evitando movimientos perjudiciales. Se refuerzan y tonifican los músculos, mejora nuestra postura corporal, flexibilidad y equilibrio. Además, contribuye mucho a disminuir los dolores de espalda.

¿Cómo se busca la armonía completa?

Los ejercicios de Pilates consisten en movimientos controlados, muy conscientes y coordinados con la respiración. Esta consciencia de nuestra respiración y movimientos mejora nuestra coordinación mental. También contribuye a mejorar nuestra capacidad pulmonar y la circulación sanguínea: conseguiremos más fuerza, flexibilidad y mejor postura.

¿Qué beneficios aporta?

– En primer lugar, dejar de lado el sedentarismo. Es un ejercicio muy completo que no requiere de una gran forma física para practicarlo. Está al alcance de cualquiera.

– Fortalece los músculos sin aumento de peso (en especial, los del abdomen y la espalda). Esto nos proporcionará un cuerpo más firme.

– Aumenta la flexibilidad de las articulaciones, mejorando los movimientos y reduciendo la posibilidad de lesiones.

– Alivia la fatiga y el dolor. Mejora el rendimiento deportivo.

– La concentración y la respiración controlada ayudan a reducir el estrés y a sentir nuestro cuerpo más relajado.

– Ayuda a tomar consciencia de nuestro propio cuerpo, respiración y equilibrio. Nos ayuda a corregir nuestra postura, a recuperar agilidad y autocontrol corporal. Todo esto contribuye a nuestra autoestima.

¿Para quién está indicado?

Como ya hemos comentado, el Pilates está al alcance de cualquiera. No existe límite de edad ni de condición física para realizarlo. Este método lo pueden practicar mayores y jóvenes, personas que realizan deporte y los que llevan una vida sedentaria. Es especialmente recomendable para personas que se están recuperando de alguna lesión o sufren dolores de espalda.

Ya sabéis, el Pilates está a vuestro alcance para lograr una vida más sana, activa y consciente. Nos vemos muy pronto por aquí o en Mares.

Un fuerte abrazo lleno de buena energía.

Mares. Ponte en nuestras manos.

23 de julio de 2018

Fibrolisis Instrumental Miofascial. Vanguardia en Fisioterapia

La Fibrolisis Instrumental Miofascial (FIM)

Con los nuevos tiempos, la Fisioterapia está viviendo cambios fascinantes. Las nuevas técnicas, aparatos, etc., nos obligan a estar alerta para continuar ofreciéndoos lo mejor. Y la Fibrolisis Instrumental Miofascial, ahora, es vanguardia. Marta, nuestra directora, ha realizado el curso sobre esta técnica y estamos poniéndola en práctica en Mares.

¿Qué es la Fibrolisis Instrumental Miofascial?

Pueeeesss… como véis, son 3 palabras:

Fibrolisis: Devolver la movilidad a unas estructuras que la habían perdido o bien la tenían reducida. “Dar libertad de movimiento”.

Instrumental: Para realizar la técnica nos ayudamos de un instrumento, más concretamente un gancho de acero inoxidable.

Miofascial: Esta técnica va dirigida a nuestro tejido miofascial.

Es una técnica que mejora nuestro rendimiento mecánico, circulatorio y metabólico. Se realiza tras una palpación manual previa. Con ayuda de unos ganchos, y siempre a través de la piel – sin traspasarla, por supuesto –, daremos movilidad al tejido. Así, resulta una técnica muy efectiva pero no es invasiva para el paciente: se realiza a través de la piel y nunca la traspasa.

¿Cómo son los ganchos?

Son estructuras de acero inoxidable, con diferentes curvaturas para adaptarse a las diferentes zonas, y con una espátula aplanada de bordes redondeados.

¿Para qué casos está indicada la FIM?

Esta técnica está indicada para la mayoría de los casos en los que el paciente ha sufrido un traumatismo del aparato locomotor y presenta una disminución de la movilidad, dolores de los tendones y nervios periféricos, adherencias postquirúrgicas y síndromes compartimentales, como el de túnel carpiano. La técnica es especialmente beneficiosa en individuos activos con lesiones antiguas y que sienten una limitación de la movilidad con el paso del tiempo, así como en personas con el mismo síntoma tras una cirugía.

¿Existen contraindicaciones?

La FIM no está indicada para gente muy mayor o para niños, ni pacientes con problemas vasculares o de la piel, o tratados con anticoagulantes. Tampoco se recomienda en zonas próximas a un proceso inflamatorio.

¿Duele?

La técnica debe realizarse de manera que no duela, pero es una técnica intensa; si al día siguiente aparece una molestia, incluso un pequeño hematoma, es normal. De todas formas, la intensidad de la molestia es siempre relativa, dependiendo de la respuesta al dolor de cada paciente.

¿En qué consiste una sesión de ganchos?

En Mares no solemos trabajar con una técnica aislada. Para nosotros es primordial adaptar el tratamiento al paciente y su caso: patología, duración, tipo de trabajo (más físico o sedentario), tolerancia al dolor, actividad física…

Siempre optamos por combinar varias técnicas y terapias manuales: osteopatía, masoterapia, técnicas de movilización neural, estiramientos neuromusculares, terapia miofascial… Y ahora incorporamos los ganchos, que aunque son instrumentos, siempre es la mano la que dirige el recorrido y regula la intensidad.

Después de mucho investigar, nos hemos decidido a incorporar esta técnica en Mares. Los pacientes que la han probado están muy satisfechos y nosotras también. Nos esforzamos cada día por seguir a la vanguardia.

Mares. Ponte en nuestras manos.

23 de octubre de 2017

¿Qué es una contractura?

Hola de nuevo. En Mares tratamos contracturas a diario, y me temo que todos los que veáis este artículo las habréis sufrido en algún momento. En esta entrada de mi blog personal, os voy a comentar brevemente lo que es una contractura, sus causas, síntomas y tratamiento. Espero que os sirva de ayuda.

¿Qué es una contractura?

La contractura es una contracción mantenida del músculo (los músculos no se “montan”, ni se “descolocan”, ni se “retuercen”)

El músculo se contrae y se distiende cuando realizamos cualquier movimiento, pero en algunos casos no se relaja y se queda contraído, no es capaz de volver a su estado natural.

Se forma entonces un abultamiento o zona dura, llamado vulgarmente “nudo”. Un nudo no es grave pero sí muy molesto, y nos puede impedir realizar movimientos con normalidad. Hay casos más avanzados donde la musculatura adyacente también se contrae y el dolor se extiende. Por ejemplo, una contractura en la zona alta del cuello puede derivar en mareos, vértigos o dolores de cabeza.

Causas:

Una contractura puede venir por varias causas relacionadas con nuestros hábitos y posturas:

– Si somos sedentarios: la falta de elasticidad muscular, las posturas mantenidas o realizar un esfuerzo al que no estamos acostumbrados, nos puede ocasionar una contractura.

– Si tenemos un trabajo con carga postural: trabajar en posturas inadecuadas o estar sentados frente a un ordenador durante horas provocan al músculo una tensión prolongada que le dificultará recuperar su elasticidad.

– Si sufrimos estrés: las personas con estrés mantienen una tensión corporal inconsciente e involuntaria que fomenta la creación de contracturas.

– Si somos deportistas: Los grandes esfuerzos y el trabajo físico prolongado producen una fuerte carga en el cuerpo. A veces, los estiramientos no son suficientes y acaban en contracturas.

Síntomas:

Limitación de movimiento y dolor en la zona son los síntomas más claros de que tenemos una contractura.

Ya en cabina, los fisioterapeutas percibimos resistencia a la palpación cuando los dedos se deslizan sobre la zona.

Tratamiento y prevención:

Lo mejor y lo más rápido es ponerse en manos de un fisioterapeuta titulado: con pocas sesiones y algo de descanso, el paciente retomará su rutina progresivamente. El tiempo de recuperación – dependiendo del caso, del tiempo que lleve contraído el músculo y de las características del paciente – puede oscilar entre dos días y pocas semanas.

Por supuesto, debemos intentar alejarnos del foco de la lesión, al menos durante un tiempo

También ayudan las fuentes de calor seco, como las mantas eléctricas o los sacos de semillas.

Y debéis tener en cuenta que unas pautas de prevención siempre ayudan a evitar recidivas. Aquí tenéis algunas:

  1. Intentar evitar movimientos repetitivos o posturas mantenidas. Si esto no es posible, realizar estiramientos a diario durante varios minutos. El Pilates o el Yoga también contribuyen a la prevención de contracturas.
  2. Mantener una buena higiene postural tanto en el trabajo como en casa frente a la tele, en el sofá o en la cama.
  3. Siempre calentar antes de realizar cualquier esfuerzo o ejercicio físico. El calentamiento aumenta la temperatura corporal, prepara a la musculatura para el ejercicio y ayuda a evitar futuras lesiones.
  4. Y por descontado, una visita periódica a la fisioterapeuta nos evitará problemas y dolores.

Hasta aquí mi nueva entrada en El Blog de Marta. Espero que os ayude a conocer vuestro cuerpo un poco más y a cuidarlo como se merece.

Muchas gracias por vuestra atención y hasta muy pronto.

Marta Escobar.

17 de abril de 2017

Operación Retorno (venoso y linfático 😉 )

Hola de nuevo. Seguimos compartiendo algunos conocimientos sobre nuestro cuerpo. En esta entrada nos centraremos en el medio de transporte más sano que existe: las piernas.

En estos días, con la llegada del buen tiempo, algunas pacientes me han comentado que notan las piernas más hinchadas, e incluso que tienen problemas para calzarse al final de la jornada. Así, hoy os voy a contar algo sobre el masaje circulatorio, el drenaje linfático manualy la presoterapia.

Los problemas metabólicos, la gestación o el ciclo menstrual pueden producir algunos cambios incómodos en el cuerpo de la mujer. El trabajo de pie o la llegada del calor pueden afectar también a los hombres. Se desarrollan pequeños capilares varicosos que hacen que aumente la presión en las venas de las piernas. Esto supone un obstáculo para el retorno, tanto venoso como linfático, que deriva en una inflamación de las piernas que aumenta a lo largo del día. Tratamientos:

Masaje circulatorio: se utiliza para facilitar el retorno venoso y es algo más fuerte y profundo. También llega a trabajar sobre los músculos. Activa el riego sanguíneo, ayuda a eliminar toxinas circulantes y previene la aparición de varices.

Drenaje linfático manual: se utiliza para facilitar el retorno linfático y es mucho más suave; casi imperceptible. Tiene un efecto reabsorbente, antiedemizante y vagotónico (antiestrés)

Presoterapia: se aplica con ese famoso pantalón con cámaras que efectúa un masaje desde los pies hasta el abdomen. Dependiendo de la necesidad de cada paciente, se aplica la presión adecuada. La fatiga de las piernas y la hinchazón se reducen de manera casi inmediata. Por supuesto, con una dieta adecuada, es un magnífico complemento para tratar la celulitis.

Cualquiera de estos tratamientos no es puntual; requiere de un trabajo más frecuente al principio para inducir al cuerpo a realizar el retorno por sí mismo. Con el tiempo, se podrán distanciar las sesiones.

Como guinda del pastel, ¡no a la vida sedentaria! ¡El movimiento es salud! ¡Y buena alimentación!

Un beso grande desde Mares y hasta muy pronto.

13 de marzo de 2017

… nuestras manos

¡Hola de nuevo!

Lo primero: muchísimas gracias por seguir mi blog personal en la web de Mares. Lo escribo con la voluntad de compartir con vosotros algunas de las cosas que he aprendido en estos años de profesión.

Como veréis, el título de esta entrada coincide con el slogan de Mares: Ponte en nuestras manos. Creo profundamente en la terapia manual como forma de curación: es uno de los métodos de curación más antiguos y extendidos; además, las técnicas han avanzado mucho y sigue más vigente que nunca.

Entrando en materia, comentaros que toda mi formación como fisioterapeuta ha girado en torno a la terapia manual: Osteopatía, Masaje Deportivo, Liberación Miofascial y Cráneo-Sacra, Quiromasaje, etc. Y son estas técnicas las que aplicamos habitualmente en Mares.

Por supuesto, la tecnología está avanzando muchísimo también en este campo, y en Mares la utilizamos habitualmente: Hidro-Jet, Corrientes, Presoterapia, Microondas, Ultrasonidos, etc. Pero sigo reivindicando el tacto como forma de curación.

Vayamos por orden:

1) Valoración: Mediante el contacto directo de las manos con el cuerpo del paciente se percibe la reacción de su cuerpo y se evitan dolores innecesarios y reacciones bruscas del cuerpo a estos dolores. No olvidemos que las reacciones bruscas también pueden agravar las tensiones.

Cuando tocamos a un paciente, también lo estamos escuchando: estamos escuchando sus palabras y sensaciones, pero también escuchamos a su cuerpo. Y los mensajes del cuerpo a través del tacto suelen ser más claros que lo que podemos expresar con palabras. Mediante el tacto detectamos nudos fasciales, disfunción de tejidos blandos y articulares e incluso desarreglos de las vísceras. Por decirlo de otra manera, tras preguntar al paciente por su dolencia, interrogamos directamente a su cuerpo, sin intermediarios.

2) Tratamiento: Como ya os he comentado, creo profundamente en el tratamiento manual. Una vez valorado el estado del paciente, comenzamos a trabajar los puntos de restricción para ayudar a las cadenas musculares a devolver al cuerpo una postura y funcionamiento mejorados. De hecho, algunos pacientes me comentan que sienten como que “han crecido” al terminar la sesión. No es ningún milagro, sólo se debe a la liberación de las cadenas musculares que hemos comentado. Es simple Fisioterapia manual aplicada por profesionales.

En ocasiones los pacientes acuden muy doloridos, y es preferible utilizar técnicas de masoterapia suave para ir acomodando la zona a la nueva presión. Más adelante se pueden utilizar técnicas más intensas como liberación de puntos gatillo o strokes.

Por supuesto también trabajamos sobre los huesos y sus articulaciones, no sólo sobre los tejidos blandos. No creemos que el objetivo de la Osteopatía sea escuchar siempre el “clac” de las articulaciones. Creemos que es preferible, en muchos casos, aplicar técnicas articulatorias de bajo impacto para que la articulación recobre su función de manera natural sin someter al paciente a tensiones innecesarias.

3) Feedback y revisiones: Dependiendo de los casos, puede bastar una sola sesión o bien pueden requerir un tratamiento más complejo. En el momento que los dolores más llamativos desaparecen, pueden mostrarse otros que estaban latentes aunque no perceptibles. Es en este momento cuando volvemos a escuchar el cuerpo del paciente para averiguar cómo ha quedado después de la primera sesión y actuar en base a esa información.

Gracias de nuevo por leer El blog de Marta. La intención de esta entrada es que sepáis cómo afrontamos vuestros síntomas cuando venís a Mares. Reivindicamos la terapia manual y deseamos que vosotros sepáis por qué.

Para no extendernos, os hablaré sobre otras aplicaciones de la terapia manual (mareos, vértigos, estreñimiento, etc.) en futuras entradas de El blog de Marta.

Un abrazo grande y hasta pronto.

Marta Escobar.

8 de enero de 2017

6 motivos para acudir a un entrenador personal

Hola de nuevo y bienvenidos a la nueva entrada de mi blog personal.

Ya sabéis que en Mares contamos con una entrenadora personal, aunque el objetivo de estos artículos es que cada persona encuentre su método ideal, ése que le proporcione mejores beneficios a largo plazo. Eso sí, creo profundamente en el entrenamiento personal y quiero contaros por qué.

Por estas fechas, hace 5 años que Susana Martínez empezó a trabajar en Mares. Cuando nos conocimos, ella estaba trabajando en un gran gimnasio de Segovia como monitora de sala. También era entrenadora personal, y esto me llamó la atención. Pensé en todo lo que podría sumar al proyecto de Mares.

Para mí, existen 6 grandes motivos por los que contar con un entrenador personal:

  1. Quiero ponerme en forma. Hay infinitas maneras de realizar ejercicio físico, pero la más directa es el entrenamiento personal. Un buen profesional tendrá en cuenta nuestra edad, condición física, etc. y adaptará las rutinas para obtener resultados inmediatos.
  2. Me falta motivación y/o constancia. A veces nos cuesta realizar ejercicio físico por nosotros mismos y, cuando nos decidimos, no nos esforzamos lo suficiente o nos sentimos desorientados. Contar con un entrenador personal nos motiva constantemente y nos ayuda a dosificar el ejercicio.
  3. Tengo unos horarios malísimos. Es posible que nuestros horarios nos alejen de nuestras aficiones. Normalmente, un entrenador personal se adaptará a nuestros horarios. Siempre es más fácil quedar con una persona que con un grupo de 15 o 20.
  4. Hago deporte habitualmente pero no veo progresos. Para entrenar no basta con tener voluntad o destreza, es necesaria una planificación que nos permita un progreso escalonado. Un entrenador personal es ideal para trazarnos el camino a seguir.
  5. Soy un recién llegado, no he hecho deporte en mi vida. Si empezamos a hacer ejercicio sin ningún conocimiento, es fácil que acabemos con alguna tensión muscular o alguna lesión y, lo que es peor, sin ganas de volver a hacer ejercicio. Además no hay que sentir complejos: seguro que el entrenador personal ya ha trabajado con otras personas como nosotros.
  6. Tuve una lesión hace tiempo y no me atrevo a hacer ejercicio. Aunque no sintamos dolor, después de una lesión podemos sentir inseguridad o temor a volver a lesionarnos. Un entrenador personal nos ayudará a retomar la confianza para volver a la montaña, a la pista o a la piscina.

En el caso de Mares, creo que contar con una entrenadora personal titulada en técnicas de rehabilitación y Pilates me otorga un enfoque nuevo sobre la recuperación funcional de los pacientes. Solemos poner en común nuestros conocimientos y técnicas para lograr los mejores resultados. Siempre 4 ojos ven más que dos.

Podéis echar un vistazo al perfil de Susana, entrenadora personal en Mares, pulsando aquí.

Un fuerte abrazo y hasta muy pronto.

Marta Escobar.

3 de octubre de 2016

El dolor es bueno

Con la aparente contradicción del título, me refiero a que el dolor es bueno cuando revela una amenaza para nuestro cuerpo. Es decir: nada que ver con dolores por enfermedad crónica o con pacientes con la sensibilidad al dolor alterada (umbrales demasiado bajos o demasiado altos) ; un umbral de tolerancia demasiado alto puede ocultar los síntomas de alguna enfermedad. En este artículo hablaremos de dolores que tienen que ver con tensiones musculares, irritaciones neurales, etc. En estos casos, sí, el dolor es bueno.

Cuando los pacientes acuden a mi consulta con algún dolor, me suelen preguntar qué les pasa, cuál es el motivo de su dolor. Yo suelo darle la vuelta a la situación y preguntarles qué es lo que están haciendo ellos para que su cuerpo les esté llamando la atención.

El dolor puede tener un componente físico o bien emocional:

FÍSICO

Tenemos hábitos posturales erróneos como ver la televisión de medio lado, trabajar al ordenador con el cuello mal colocado, las siestas en el sofá con una mala postura, los movimientos repetitivos en casa o en el trabajo al cargar pesos, o dormir con un colchón o almohada inadecuados. Una mala higiene postural puede ser el principio de una lesión.

EMOCIONAL

El dolor, además, puede tener un componente emocional. Debemos también preguntarnos si hay alguna situación que nos altere (ansiedad, depresión, estrés, etc.) Estos estados emocionales afectan a nuestro cuerpo de dos maneras:

  1. Nuestro estado de ánimo condiciona nuestra postura: Todos podemos distinguir si alguien camina por la calle de forma relajada o con estrés. También durante el sueño, en épocas de estrés existe una continua presión en la mandíbula (el famoso bruxismo), que genera problemas en esta articulación y posibles tensiones cervicales.
  2. Diferentes estados de ánimo generan diferentes hormonas: En estados de ánimo positivos generamos oxitocina y dopamina (ejemplo: el enamoramiento). Y segregamos endorfina cuando hacemos ejercicio físico (conocida también como la hormona de la felicidad). En cambio, en estados de ánimo negativos, generamos cortisol (la hormona del estrés), que contribuye a que la continua regeneración de nuestras células sea menos sana. El sistema inmunitario se debilita y nos hace más vulnerables a ciertas dolencias.

Cuando los pacientes acuden a Mares, evidentemente, sabemos cómo tratar el dolor. Aplicamos técnicas manuales como la terapia miofascial y neurodinámica con muy buenos resultados. Y aquí está la clave: atajar los síntomas cuando todavía son tratables. Si dejamos que las contracturas, dolores, etc. se acumulen y vayan aumentando, caeremos en un círculo vicioso en el que el propio dolor hará que nos contracturemos aún más. Incluso podemos sufrir un efecto “cremallera” por el que se crean tensiones en zonas cercanas.

Como os decía más arriba, es fundamental aprender a escuchar nuestro cuerpo. Sí, escuchar a nuestro cuerpo que nos habla, nos avisa, nos llama la atención con molestias ocasionales, nos dice que hay algo que no estamos haciendo del todo bien. Es importante descubrir cuál es el mensaje que nos está entregando el dolor y tratarlo para evitar recaídas.

Marta Escobar.

3 de septiembre de 2016

I ♥ Fisio

Cada vez me gusta más mi oficio… Después de 15 años de formación y dedicación a la Fisioterapia, sigo disfrutando cada día de la conexión con los pacientes, del contacto directo con el cuerpo, del hecho de que mis manos pueden ayudar a alguien a sentirse mejor…

Los fisioterapeutas tenemos amplios conocimientos de anatomía: analizamos los huesos, músculos y articulaciones para aliviar el dolor, bajar inflamaciones, reducir contracturas, facilitar la amplitud de movimiento, etc. Esto se consigue a través de diferentes técnicas, y en Mares siempre hemos reivindicado la terapia manual. Aquí reivindicamos el tacto, una de las formas de curación más antiguas y extendidas. En Mares escuchamos el cuerpo para tratarlo de manera íntegra. Y, lo más importante, escuchamos a nuestros pacientes. Creemos en la terapia manual, en el contacto directo con ellos.

Las terapias que utilizamos en Mares: terapia miofascial y craneosacra, osteopatía, terapia neurodinámica, masajes terapéuticos, masajes de relajación… contribuyen a mejorar la higiene postural, conservar la movilidad y prevenir futuras lesiones.

También nos dejamos ayudar por la tecnología: disponemos de equipos de presoterapia, microondas, ultrasonido, corrientes analgésicas, baño de contraste, ducha escocesa, etc.

Volviendo a mi enfoque particular (que para eso este blog se llama “El blog de Marta”, jeje…), además de la terapia, procuro apoyarme en algunos pilares fundamentales en mi carrera:

  1. Todos somos diferentes: Cada paciente es diferente, y la misma patología puede afectar a cada uno de manera distinta. Por eso, en Mares escuchamos a cada cuerpo y a cada persona para realizar un diagnóstico y un tratamiento personalizado. No atendemos lesiones; atendemos personas.
  2. Nos gusta hablar claro: Si una lesión está curada, está curada; y si necesita 2 o 3 sesiones más, las necesita. El artículo 3 de la Carta Europea de los Derechos de los Pacientes reconoce el derecho a la información, y está demostrado que un paciente informado experimenta una mayor mejoría.

Y para terminar, sólo comentar que estoy encantadísima con esta nueva forma de comunicarme con vosotros. Próximamente iré colgando consejos y tips que os ayudarán a sentiros mejor. Os iré avisando a través de Facebook.

Un fuerte abrazo y hasta muy pronto.

Marta Escobar.