¿Qué es una contractura?

23 de octubre de 2017

¿Qué es una contractura?

Hola de nuevo. En Mares tratamos contracturas a diario, y me temo que todos los que veáis este artículo las habréis sufrido en algún momento. En esta entrada de mi blog personal, os voy a comentar brevemente lo que es una contractura, sus causas, síntomas y tratamiento. Espero que os sirva de ayuda.

 ¿Qué es una contractura?

La contractura es una contracción mantenida del músculo (los músculos no se “montan”, ni se “descolocan”, ni se “retuercen”)

El músculo se contrae y se distiende cuando realizamos cualquier movimiento, pero en algunos casos no se relaja y se queda contraído, no es capaz de volver a su estado natural.

Se forma entonces un abultamiento o zona dura, llamado vulgarmente “nudo”. Un nudo no es grave pero sí muy molesto, y nos puede impedir realizar movimientos con normalidad. Hay casos más avanzados donde la musculatura adyacente también se contrae y el dolor se extiende. Por ejemplo, una contractura en la zona alta del cuello puede derivar en mareos, vértigos o dolores de cabeza.

Causas:

Una contractura puede venir por varias causas relacionadas con nuestros hábitos y posturas:

– Si somos sedentarios: la falta de elasticidad muscular, las posturas mantenidas o realizar un esfuerzo al que no estamos acostumbrados, nos puede ocasionar una contractura.

– Si tenemos un trabajo con carga postural: trabajar en posturas inadecuadas o estar sentados frente a un ordenador durante horas provocan al músculo una tensión prolongada que le dificultará recuperar su elasticidad.

– Si sufrimos estrés: las personas con estrés mantienen una tensión corporal inconsciente e involuntaria que fomenta la creación de contracturas.

– Si somos deportistas: Los grandes esfuerzos y el trabajo físico prolongado producen una fuerte carga en el cuerpo. A veces, los estiramientos no son suficientes y acaban en contracturas.

Síntomas:

Limitación de movimiento y dolor en la zona son los síntomas más claros de que tenemos una contractura.

Ya en cabina, los fisioterapeutas percibimos resistencia a la palpación cuando los dedos se deslizan sobre la zona.

Tratamiento y prevención:

Lo mejor y lo más rápido es ponerse en manos de un fisioterapeuta titulado: con pocas sesiones y algo de descanso, el paciente retomará su rutina progresivamente. El tiempo de recuperación – dependiendo del caso, del tiempo que lleve contraído el músculo y de las características del paciente – puede oscilar entre dos días y pocas semanas.

Por supuesto, debemos intentar alejarnos del foco de la lesión, al menos durante un tiempo

También ayudan las fuentes de calor seco, como las mantas eléctricas o los sacos de semillas.

Y debéis tener en cuenta que unas pautas de prevención siempre ayudan a evitar recidivas. Aquí tenéis algunas:

  1. Intentar evitar movimientos repetitivos o posturas mantenidas. Si esto no es posible, realizar estiramientos a diario durante varios minutos. El Pilates o el Yoga también contribuyen a la prevención de contracturas.
  2. Mantener una buena higiene postural tanto en el trabajo como en casa frente a la tele, en el sofá o en la cama.
  3. Siempre calentar antes de realizar cualquier esfuerzo o ejercicio físico. El calentamiento aumenta la temperatura corporal, prepara a la musculatura para el ejercicio y ayuda a evitar futuras lesiones.
  4. Y por descontado, una visita periódica a la fisioterapeuta nos evitará problemas y dolores.

Hasta aquí mi nueva entrada en El Blog de Marta. Espero que os ayude a conocer vuestro cuerpo un poco más y a cuidarlo como se merece.

Muchas gracias por vuestra atención y hasta muy pronto.

Marta Escobar.